Ir por delante del Diario Público, es todo un honor, máxime cuando, junto a elDiario.es y a otros 4 buenos medios alternativos on line, son lo mejor que puede leerse en éste país últimamente.
Y es que ésta mañana, en mi muro de Facebook, me adelantaba comentando éste impecable hilo de “Alvaro En Diferido”, en twitter @AlvEnDiferido,
y del que horas después se hacía eco tremending en Público.

Yo escribía que “pasados ya los efluvios del fracaso del #GobiernoDeCoalición, para aquellos amigos y amigas del #PSOE y para quienes aún se creen acríticamente que #PabloIglesias fue el culpable, (y repiten incluso que por segunda vez, cuando estoy convencido de que la primera vez a Pedro Sánchez no le dejó su propia directiva nacional y ésta segunda vez, el PSOE nunca tuvo la intención de pactar), quiero explicarles un poco más ampliamente, mi opinión.

Y lo haré básicamente desmenuzando un hilo de Twitter del lúcido compañero de Getafe #ÁlvaroEnDiferido que resume perfectamente lo que algunos entendemos que ha pasado, y que obviamente, no es lo que se ha contado.

Si estás en éste grupo y tienes un rato en éstas vacaciones, bueno sería que lo leyeras, si eres capaz de oír opiniones diferentes.
En caso contrario NO SIGAS LEYENDO y quédate tranquilamente con tu relato.
Yo ya no pretendo convencer a nadie y la escuela, ya la dejé hace tiempo.
Hemos estado repartiendo culpas y lamentándonos por el fracaso de la investidura que ni siquiera hemos analizado la última oferta que el PSOE lanzó a Unidas Podemos.

Los titulares de prensa hablan de que el PSOE había ofrecido a Unidas Podemos una vicepresidencia y tres ministerios (Vivienda, Sanidad e Igualdad).

Analicemos en qué consisten y qué margen de maniobra política dejan.
Una vicepresidencia no tiene funciones constitucionales. La Ley del Gobierno dice que son las que asigne el presidente (aparte de sustituirle en su ausencia). Su importancia se debe a que, normalmente, solo hay una y además asume la titularidad del Ministerio de la Presidencia.
Sin embargo, la vicepresidencia de UP no sería la única ni asumiría ninguna competencia del Ministerio de la Presidencia. Tan sólo la presidencia de una Comisión Delegada (algo que puede asumir cualquier ministro). Es, de facto, una vicepresidencia simbólica sin atribuciones.
Por otro lado, lo que el PSOE plantea como dos ministerios, han sido normalmente uno solo. Tanto tras la última reforma de Zapatero (2010-2011) como durante la presidencia de Rajoy (2011-2018): Ministerio de Sanidad, Política Social/Servicios Sociales e Igualdad.

Es decir, el PSOE quería distribuir entre dos ministerios las competencias que tradicionalmente ha asumido uno solo ¿Es una distribución competencial razonable en base a criterios políticos y de gestión, o una creación artificiosa de ministerios para fingir reparto de poder?

Las competencias sanitarias de ejecución, administración y gestión están transferidas a las comunidades autónomas. Las principales competencias estatales son de marcos legales, cuyas modificaciones deben pasar por el Consejo de Ministros para llevarse después al Parlamento.

Un curioso Dato, a éste respecto: María Luisa Carcedo, actual titular del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, es la segunda ministra más desconocida del Gobierno, según el último barómetro del CIS.
Por otro lado, Igualdad tuvo rango de ministerio solo una vez y apenas duró dos años (2008-2010), bajo la presidencia de Zapatero. Sánchez tampoco le dio rango de Ministerio en 2018 y traspasó las competencias a la vicepresidenta Carmen Calvo.
Al igual que Igualdad, Vivienda sólo fue ministerio durante un periodo con Zapatero. Ahora es una Secretaría General del Ministerio de Fomento, con un cuarto de presupuesto que entonces. Las competencias han sido asumidas mayoritariamente por las comunidades autónomas.

La propuesta de ministerios de Igualdad o Vivienda puede sonar bien, pero es difícil justificar que esas áreas sean un ministerio. Solo lo fueron por motivos simbólicos con Zapatero y no duraron ni hasta el final de su mandato. Hasta la Wikipedia lo tiene claro:
La propuesta del PSOE era, básicamente, que Unidas Podemos asumiera un solo ministerio (dividido en dos) más una Secretaría General de Estado (convertida en ministerio). Simplificando y gráficamente, el PSOE mantendría la Presidencia y 16 de los 17 ministros actuales.

La distribución de ministerios en las coaliciones tiende a ser proporcional a escaños (ley de Gamson) y debe evaluarse desde 3 parámetros: A) Capacidad presupuestaria B) Capacidad política o peso normativo C) Capacidad de gestión. La oferta del PSOE a UP está lejísimos de esto.
A) Las áreas de gobierno que el PSOE propuso a Unidas Podemos apenas suman un 5% (más o menos) del total del gasto consolidado en 2018. Entre los tres ministerios sumarían menos gasto que muchos de los demás ministerios por sí solos.
B) Las áreas de gobierno que el PSOE propuso a Unidas Podemos no han solido ser de gran visibilidad o relevancia pública, y dejan a la formación morada sin iniciativa normativa en muchas áreas que consideran prioritarias (Trabajo, economía, medio ambiente, fiscalidad…)
C) Las áreas de gobierno que el PSOE propuso a Unidas Podemos inciden en materias que tienen sus competencias mayoritariamente transferidas a las comunidades autónomas. La gestión y el establecimiento de prioridades para la ejecución de políticas públicas o inspección es limitada
Adriana Lastra (PSOE) menospreció la pretensión de Iglesias de asumir competencias en Políticas Activas de Empleo porque “están transferidas a las Comunidades Autónomas”. Lo cierto es que la mayoría de competencias de las áreas que el PSOE ofrece a Unidas Podemos también lo están.

Otra Nota curiosa:
Adriana Lastra (PSOE) metió la pata. Art 38 Ley de Empleo. “Se diseñarán y desarrollarán por las Comunidades autónomas y por el Servicio Público de Empleo Estatal en el ámbito de sus competencias”. El ministerio coordina y la ejecución es autonómica. Es una competencia compartida.

Podemos se encuentra además ante el dilema de “la tragedia de los comunes”: quien lleva la fiscalidad puede condicionar las políticas de todos los ministerios. El PSOE no les ofrece ninguna capacidad de incidencia en la recaudación u orientación del gasto.
Por tanto, “la vicepresidencia y los tres ministerios” que el PSOE dice ofrecer a UP a cambio del 25% de los diputados son, en base a un análisis retrospectivo de los últimos gobiernos, un solo ministerio y una secretaría general. Y ambos con muchas competencias transferidas.

O dicho de otro modo: el PSOE pretende coger 2 Secretarías de Estado y 2 Secretarías Generales con competencias limitadas y convertirlas en… ¡tres ministerios para Podemos! No tiene sentido ni siquiera desde la lógica de la racionalidad organizativa de una Administración.
Las áreas de Gobierno ofertadas a Podemos, como todas, son importantes (no decorativas, como dice su argumentario). Pero como propuesta integral, su capacidad presupuestaria, político-normativa y de gestión está muy lejos de la que debería tener quien aporta el 25% de diputados.

Y no. No es serio distribuir las competencias en nuevas estructuras ministeriales para aparentar reparto de cuota de poder con el socio de Gobierno, tal y como pretendía el PSOE en su última propuesta. Supone un mal uso de los recursos públicos con fines estrictamente partidistas
No es cierto que no importe la coalición para incidir en políticas, como afirman algunos. Las coaliciones suelen diseñarse siguiendo un modelo combinado que vincula el reparto ministerial proporcional a los diputados (Ley de Gansom) con la consecución de políticas (policy seeker)

La propuesta del PSOE a UP es difícil de justificar. Haciendo un análisis comparado es difícil encontrar alguna coalición municipal o autonómica con ese desajuste entre la representación parlamentaria de los socios y su respectiva asunción de responsabilidades en el gobierno.

Un buen ejemplo: En las elecciones alemanas del 98 el SPD obtuvo el 40’9% y Los Verdes el 6’7%. Formaron gobierno de coalición y Los Verdes asumieron tres carteras: Exteriores, Medio Ambiente y Sanidad. PSOE (28’6%) ha vetado a UP (14’3%) 2 de esos 3 ministerios ¿La “excepción española”?

Es difícil ver precedentes de coalición que dejen al socio que aporta un 25% de diputados con la poca capacidad de incidencia política y gestión que el PSOE pretende para UP.
O lo entendemos (y actuamos en consecuencia) o degradaremos (aún más) la cultura parlamentaria española.
Y más allá del contenido: un gobierno de coalición surgido de una oferta unilateral de una parte y aceptado por la otra, horas antes de una investidura, es un gobierno condenado al fracaso. La gran noticia es que ahora hay dos meses para negociar un Gobierno serio y estable.
Un gobierno de coalición sólo puede ser exitoso si surge del ajuste de preferencias en un proceso serio de negociación entre todas las partes implicadas. Si una parte lo propone y la otra lo asume in extremis, con resignación y sentimiento de agravio, ese gobierno nace muerto.

Durante dos meses se estuvo debatiendo algo que es un presupuesto básico en cualquier sistema parlamentario multipartidista: coalición ¿sí o no? Un tiempo precioso debatiendo sobre algo que se debería dar por hecho. Un tiempo precioso que no se empleó en negociar la coalición.

Tanto PSOE como Unidas Podemos han cometido errores. Es lo lógico en una negociación in extremis y tampoco hay que dramatizar. Pero es cierto que la última propuesta del PSOE no es seria, ni razonable ni homologable a la de ningún gobierno de coalición a ningún nivel.

La propuesta del PSOE a UP es fruto de la falta de cultura de la coalición. Es normal que le cueste adaptarse. Será un proceso complejo, lleno de errores, que requiere tiempo, no 48h. Pero es de saludar que el PSOE se haya movido y ya asuma la coalición. Ahora tocaría concretar.

UP comete un error si se enroca en la crítica. Debe entender que lo normal es que al bipartidismo le cueste adaptarse a los tiempos inaugurados por los nuevos partidos. El PSOE pondrá trabas, pero con mano tendida puede lograr que se mueva y asuma cosas normales en otros países.

Si realmente hubo voluntad de formar un Gobierno de coalición, el fracaso de una negociación in extremis de 48 horas no debería ser excusa para perder ni un solo día más de los dos meses que quedan. Ahora hay tiempo. No para culparse ni lamentarse, sino para negociar un Gobierno”


Para saber más:

* OPINIÓN 1:
¿Por qué Podemos no dijo que sí?

* OPINIÓN 2:
UNIDAS PODEMOS DEBE SER DESTRUIDA.

/a>* !function(d,s,id){var js,fjs=d.getElementsByTagName(s)[0];if(!d.getElementById(id)){js=d.createElement(s);js.id=id;js.src=”//platform.twitter.com/widgets.js”;fjs.parentNode.insertBefore(js,fjs);}}(document,”script”,”twitter-wjs”);

* Si te ha gustado, COMPÁRTELO y/o VÓTALO:

Artículo anteriorIglesia popular vasca. Una alternativa eclesial en Euskal Herría*
Artículo siguiente¿Deshumanización de la economía o humanizar las marcas con Responsabilidad Social Empresarial?
Profesor albaceteño con más de 34 años de ejercicio. Logopeda y especialista en Pedagogía Terapéutica. Ya jubilado. Miembro de la "Comunidad del Olivo" que forma parte de las Comunidades Cristianas Populares (CCP) y en cuya coordinadora estatal, representa a las Redes Cristianas, en cuya coordinadora estatal participa actualmente. También es miembro del consejo de redacción de UTOPIA, la revista de cristian@s de base. Pertenece a ATTAC, al colectivo de Apoyo al Inmigrante -ACAIM-, a la PAH (Stop Desahucios AB) o a la Plataforma contra la militarización de Albacete, CONMILAB, entre otras. Fue coordinador provincial de Nueva izquierda, desde su creacion. Posteriormente fue coordinador provincial de Izquierda Unida, desde 2007 hasta su dimisión en diciembre de 2010; candidato al Senado en 2004; compañero de Cayo Lara en la candidatura al parlamento regional de CLM en 2007; cabeza de lista al Congreso de los Diputados por Albacete en 2008; candidato a las elecciones europeas por «La izquierda», y hasta julio de 2011, miembro de su Consejo Político Federal. Tras su paso activo por el 15-M, contribuyó a la creación de PODEMOS en Albacete, formación a la que pertenece y en la que ha sido el responsable de "Laicidad y Libertad de conciencia" del primer Consejo Ciudadano Estatal al que perteneció desde Noviembre de 2014 -Vistalegre I-, hasta Vistalegre II en febrero de 2017. En la actualidad es un mero militante.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here