martes, marzo 5, 2024
InicioInmigraciónPancho, dale recuerdos a Isabel y que la tierra te sea leve.

Pancho, dale recuerdos a Isabel y que la tierra te sea leve.

Pancho Marcellán nunca se olvidó de los asentamientos.

Pancho, nuestro amigo y compañero en tantas luchas , sobre todo en la PAH (Stop Desahucios Albacete) y en el Colectivo de apoyo a las personas inmigrantes de Albacete (ACAIM), acaba de fallecer a primeras horas de esta mañana, cuando apenas hacía una semana que pasó a la residencia los Álamos, donde finalmente dio el salto definitivo.

Sirvan estos improvisados y desordenados apuntes como homenaje “In Memoriam” ante tanta Solidaridad compartida y ante tanta vida derramada. DEP -amigo Pancho- y que la tierra te sea leve.

Pancho. Foto de Rubén Serrallé para La Tribuna de Albacete

Con Pancho impulsamos -en el año 2006- el Colectivo de apoyo a las personas Inmigrantes de Albacete (2 años más tarde, legalizado como Asociación ACAIM) y en mayo de 2011, la PAH local, que aquí llevaba el nombre de Stop Desahucios Albacete, nacida de la comisión de vivienda del 15-M. Dos de sus mayores compromisos y por los que fue más conocido y querido. Aunque con este “culo inquieto”, como él se reconocía con frecuencia, también participábamos en CONMILAB, la Plataforma Antimilitarista Albacete por la Paz, Bienvenidos refugiados…

Javier Marcellán Mantecón «Pancho» (Zaragoza, 1940 – Albacete, 2023) fue Profesor de filosofía, activista y voluntario que, recientemente, recibió un merecido ‘Reconocimiento Solidario’ (el 19 de mayo de 2021) dentro de los actos de la “Semana de Cooperación al Desarrollo” promovida por la “Comisión 0.7”.

Una plataforma albaceteña que naciera hace 30 años en la que también participaba activamente su compañera Isabel Vidosa, que fue la que le dejó en herencia, su pasión y gran parte la motivación para la lucha, que tan coherentemente ha desarrollado Pancho, en favor de los más desfavorecidos de nuestra sociedad: las personas desahuciadas de sus casas, las inmigrantes, las refugiadas, las temporeras y las empobrecidas, en general.

Isabel Vidosa Rodrigo, también profesora en el IES Federico Gª Lorca de Albacete, fue una comprometida mujer, activista, sindicalista y feminista que falleció hace más de tres lustros, también de un cruento cáncer. A pesar de sus enfrentamientos con el Sistema, con el Poder y hasta con su alcalde, fue una de las mujeres reconocidas del Año 2007 por el consistorio. Y también recibió un reconocido homenaje el 24 de febrero de dicho año, en la Filmoteca municipal, con la presentación de la Película “África llora aquí”, por ser una de las personas más implicadas con los problemas de la población inmigrante en la ciudad.

El año pasado, cuando Pancho empezaba a no estar seguro de algunos hitos de su vida –cosa que ya nos pasa a muchos- sin ningún ánimo de biografiarle, y, ni mucho menos, de mandarlo anticipadamente para el otro barrio, hacíamos memoria juntos.

Era delante de nuestro acostumbrado vinito blanco, debajo de su casa, como en una servilleta ordenábamos algunas fechas e historias significativas en su vida; esas que –hablando de creencias- le llevaron a migrar desde su fe de los años 60, hasta su ateísmo final, tras su paso por el trabajo en las fábricas y su concepción marxista de la historia.

Así tratábamos de poner en su sitio las fechas desde que Pancho naciera en tierras mañas, allá por 1940, hasta esas otras etapas en las que fue: Licenciado en Filosofía y Letras en 1965, o trabajador de una fábrica en Zaragoza, en la que conoció a la que sería su compañera y esposa, una trabajadora social que entonces trabajaba allí de química. Fábrica que abandonaría en 1979, fecha en la que cuelga los hábitos.

Más tarde -en 1982 creo recordar, me decía Pancho- dejaría la fábrica en la que trabajaba.

Posteriormente, en 1985 accede por oposición al cuerpo de profesores por Filosofía y obtiene su plaza en un IES de Villarrobledo (Albacete) hasta que enseguida se trasladaría mediante concurso de traslados al IES Leonardo da Vinci, donde daría sus clases de filosofía hasta 2015, fecha en la que se jubila, para seguir su inacabable tarea como el gran activista humanitario que era, además de incansablemente solidario.

Al final tras un tempranero cáncer, de cuyas secuelas se vio agravado hace unas semanas, nos dejaba hoy, en paz, preocupado como estaba por uno de los irresolubles problemas de la ciudad -todavía hoy- como son los tristemente célebres “asentamientos irregulares” en los que malviven hacinadas y sin condiciones cientos de familias y temporeros.

D.E.P. o como él preferiría que le deseáramos, “Que la tierra te sea leve”

Gracias, Pancho, y recuerdos a Isabel.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Advertisingspot_img

Popular posts

My favorites

I'm social

0SeguidoresSeguir
3,912SeguidoresSeguir
0SuscriptoresSuscribirte