¿Por qué tanta pobreza?

Los días 16 al 21 de este mes de octubre se celebra la Semana Internacional de lucha contra la Pobreza en el Mundo. El año 2000, 189 Jefes de Estado y de Gobierno firmaron los objetivos de desarrollo del milenio, en la asamblea de las Naciones Unidas, como un primer paso para eliminar el hambre y la pobreza. Entre éstos se comprometían a «reducir la pobreza extrema y el hambre a la mitad ».

Los Jefes de Estado y de Gobierno se deshacen en palabras retóricas alabando los objetivos del milenio, pero no han cumplido ni uno de ellos. Estamos en el año 2006 y no sólo no se han cumplido ninguno de los objetivos, sino que en muchos aspectos vamos para atrás, vamos a peor. Si no se cumplen los objetivos para el 2015, morirán 45 millones de niños y niñas entre hoy y el 2015. Más de 247 millones de personas en África apenas podrán vivir con menos de un dólar al día.

El año pasado murieron sólo de hambre más de 35 millones de personas en todo el mundo. Más de 100.000 cada día. Y hay comida suficiente para alimentar al doble de la población actual. Es decir, para dar de comer a 12.000 millones de seres humanos.

Queremos reducir la pobreza a cero, lo mismo en España que en el mundo entero. En esta generación tenemos suficientes recursos para hacerlo. ¿Es que no hay voluntad política para que la humanidad pueda vivir? ¿Qué es lo que está pasando? ¿Quién tiene la culpa de todo esto? Es el sistema el que tiene la culpa de todos estos males que padece la humanidad. Es este imperialismo financiero, que tiene una voracidad sin límites, el que no cesa en sus actividades económicas. La acumulación de capital en pocas personas, y la pobreza en la mayoría de la humanidad. Un capital formado por empresas nacionales, empresas multinacionales e instituciones internacionales, como el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y la Organización Mundial del Comercio. Estos son los amos del mundo.

El problema no está en las personas, ni en los malos gobernantes, ni en los desastres naturales, ni mucho menos en los pobres a quienes se acusa injustamente de vagos, viciosos, sin cultura, no saber administrar el dinero, etc. La culpa la tiene el sistema. Y los que con nuestro voto, legislatura tras legislatura, apoyamos esta política y mantenemos este sistema. Resulta extraño que en la actualidad gozamos de una bonanza económica internacional significativa, y, al mismo tiempo, más 2.000 millones de personas padezcan una pobreza extrema. Este sistema no funciona.

En países del sur, uno de los efectos más preocupantes e injustos del actual sistema neoliberal es la deuda externa, que los países del sur han contraído y siguen contrayendo con los países del norte. La deuda externa ha sido y sigue siendo uno de los principales factores que sostienen la pobreza y la desigualdad económica y social en el mundo. Otra consecuencia es la miseria en la que viven muchísimos trabajadores. Los problemas relacionados con la pobreza se multiplican. Y la exclusión social crece constantemente en proporciones desmesuradas, que no sólo implica pobreza económica, sino todo tipo de problemas de acceso a vivienda, a educación, a salud.

Desde las redes cristianas, en las que estamos las Comunidades Cristianas Populares, denunciamos al gobierno español, las empresas españolas y las instituciones financieras nacionales e internacionales por colaborar con el actual sistema económico neoliberal, y de esta manera haber contraído una deuda social con los pueblos empobrecidos del sur y con sociedades de los «países ricos con habitantes pobres». Exigimos la anulación total de la deuda. Y reclamamos unas relaciones entre los pueblos basadas en la justicia, la cooperación y la solidaridad.

Artículo anteriorPara cerrar heridas
Artículo siguienteVotar responsablemente y sin olvidar
Profesor albaceteño con más de 34 años de ejercicio. Logopeda y especialista en Pedagogía Terapéutica. Ya jubilado. Miembro de la "Comunidad del Olivo" que forma parte de las Comunidades Cristianas Populares (CCP) y en cuya coordinadora estatal, representa a las Redes Cristianas, en cuya coordinadora estatal participa actualmente. También es miembro del consejo de redacción de UTOPIA, la revista de cristian@s de base. Pertenece a ATTAC, al colectivo de Apoyo al Inmigrante -ACAIM-, a la PAH (Stop Desahucios AB) o a la Plataforma contra la militarización de Albacete, CONMILAB, entre otras. Fue coordinador provincial de Nueva izquierda, desde su creacion. Posteriormente fue coordinador provincial de Izquierda Unida, desde 2007 hasta su dimisión en diciembre de 2010; candidato al Senado en 2004; compañero de Cayo Lara en la candidatura al parlamento regional de CLM en 2007; cabeza de lista al Congreso de los Diputados por Albacete en 2008; candidato a las elecciones europeas por «La izquierda», y hasta julio de 2011, miembro de su Consejo Político Federal. Tras su paso activo por el 15-M, contribuyó a la creación de PODEMOS en Albacete, formación a la que pertenece y en la que ha sido el responsable de "Laicidad y Libertad de conciencia" del primer Consejo Ciudadano Estatal al que perteneció desde Noviembre de 2014 -Vistalegre I-, hasta Vistalegre II en febrero de 2017. En la actualidad es un mero militante.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here