Rouco se convierte y tras expulsar a los desahuciados del templo, ahora los defiende.

Cada día me gusta menos escribir sobre esta decimonónica jerarquía española porque siendo honestos es mas lo que habría que criticarles, que lo que podríamos alabarles; pero es que ya le hacen hablar hasta a un mudo. Porque en esto de las contradiciones, el Sr. Rouco, es de los que se lleva la palma. El…

Leer más